Saturday, February 25, 2012

CANTO A GISELLE I--versão em português


















CANTO A GISELLE I

Giselle contempla suas mãos
Cheias de barro viajaram.

Existem dias que merecem descansar.

Mas além de seus músculos
O fogo lentamente destrói
Cada árvore de vida.

Giselle  guarda suas pálpebras em um cofre
As separa de suas mãos
As extingue.

Giselle arde sobre a palavra
E nada tem de mal quem sabe dormindo
Se descubra no espelho
E não regresse ainda.

© Yosie Crespo  
 
Traducción: Saulo de Sousa--Poeta

Sunday, February 12, 2012

Nota y poema tomados de El Exégeta






Yosie Crespo salió de Cuba con once años y tiene una formación enteramente en inglés, sin embargo, nos cuenta que, Siempre escribo en español, es donde está mi corazón. Su poesía es íntima, y ha sido muy cuidadosa en la decisión de publicar su primer libro, aunque tiene una larga lista de premios en países de habla hispana. Bebe de los grandes, y se nutre lo mismo de imágenes que de palabras, afloran en su poesía Ezra Pound, Poe, la Pizarnik y sobre todo Lorca… luego entra la poesía de Lorca en mi vida y quedé flechada para siempre. Es tal vez en esta nueva generación, una de las que denota un pensamiento más universal y parabólico. Pero no se limita a la búsqueda de la fuente primigenia, también se identifica con los más cercanos, los de su tiempo. Esta noche no fue de las mejores en que expone, y aunque siempre cae bien contar con su frescura y sinceridad poética, pudo haber mostrado trabajos superiores a los que decidió leer, como por ejemplo:


MI SOLEDAD ES COMO LA TUYA

                  La muerte bebe
                             su oscuro vino amargo
                                                                              y luego sigue.
                                                                                           Carlos Pintado
                       
Déjame sola para que olvides que he salido.

He de pasar por tus pupilas
sin ni siquiera mirar el horizonte.

Indócil,
desde tu corteza de materias clausuradas,
la pena.

A veces mis ángeles tímidos
volvían con sus cabezas desprendidas
quemando desde sus profundas voces
el fuego conocido.

¡Ah, era un mundo esa mujer!

Había medusas escondidas en su pecho
cubiertas de sombras,
allí estaban, las medusas
colgantes desde la raíz de su péndulo.

Déjame sola.

No busques alivio en mis brazos,
no te extiendas en mi cuerpo.

Mi soledad es como la tuya,
hecha del silencio que nadie impide
del corazón que con sus bombas
niega la muerte.

Tu soledad nace de las cenizas
sobre lunas rojas
rodeadas de perros.

Ella se sienta a esperar la primavera
y penetra en la noche de la ciudad
bailando con su danza de garrotes
y su dorso perfecto.

Yo tenía un sueño insólito.

Morir inmediatamente
sobre lo más eterno y enorme de la vida.


Nota escrita por Ena Columbié.  (Febrero 10, 2012)

**Para leer la nota completa favor de visitar el enlace:

http://elexegeta.blogspot.com/2012/02/pas-de-quatre.html