Thursday, March 21, 2013

Tuesday, March 12, 2013

Por los pájaros y por las culpas





















Un pájaro puede anidar en tu cabeza y no sentirás nunca el desamparo. Llorarás, claro, como buena muchacha de polvos y de anillos. Pero un día la jaula se tenderá en tu frente, crecerá en tu vulva, en la ascensión de los espejos por tu boca. Y entonces, toda jaula será un pájaro en la ruta de tu sangre.

Un pájaro parece ser inofensivo hasta que divisamos su ronca cabellera, primigenia desde el canto hasta la duda. Un pájaro parece anidar en tu cabeza y te sacas los sueños a pedazos, tu propia mano y tu recuerdo.

Un pájaro no admite dualidades ni cortinas. Te corta la sed, amarra el aire sin permiso. Le cruza los salmos a Dios. Defenderse de un pájaro es tarea impostergable, violenta. 
Casi un milagro.

 
Nota anónima encontrada bajo la puerta. (Realmente)







Thursday, March 7, 2013

Desde donde el Sol está en su sitio

Un viaje. Solamente se ha de hacer un viaje para olvidar cómo saliste con los ojos medios dormidos. Basta caer en el medio de la piedra de los cinco soles para entender que la piel es oscura en todos lados y que la raíz es la misma si prestas atención.

Tengo amigos manipulando el espacio poético desde allí, hablan del hambre, de la pobreza extrema, de los conflictos de género, hablan, todavía de Trotsky, de la revolución, hablan, como los amantes son cuando les brilla los ojos, andan perpetuamente empeñados en encontrar el camino de la igualdad y la verdadera democracia. 

La historia que empieza a hablar es muy difícil callarla. Frida Kahlo, la Malinche, Pancho Villa, Zapata, Cuauhtemoc, el Zócalo, Moctezuma, la Casa Azul,  por ser lo que son, porque todo lo antiguo es bueno.

 
Una parte de mi nunca ha de regresar. A disposición de Tláloc se ha quedado. Las olas de la memoria se pueden componer de lo que haces siempre o lo que haces solamente una vez y amas.


No te acobardes corazón mío: allí en medio de la llanura deseo la muerte a filo de obsidiana.
Solo quieren nuestros corazones muerte en guerra, de modo que allí junto a la guerra estoy deseando la muerte a filo de obsidiana.
Poema Nahuatl