Monday, April 22, 2013

Deberes



Deberes

A Yosie Crespo

La vida, a veces,

podría definirse

en una prolongación

-infinita-

del verbo deber,

conjugado en primera del plural:

Debemos ser libres cual gaviota,

cuidando la elegancia de su blancura;

nunca zopilotes, aunque libres, carroñeros.

Debemos ser originales

y arrancar la concesión única de diseño

al destino o al monopolio divino.

Debemos caminar por las calles.

Debemos respirar.

Debemos ser granos de arena

y buscar el mar en cada segundo de existencia.

Debemos ser titilantes.

Debemos ser extranjeros

y derribar las fronteras lingüísticas.

Debemos transgredir el querer y su semántica:

debemos amar con los ojos cerrados.

Debemos barrer las aceras

y contestar los buenos días.

Debemos romper paradigmas,

abolir la esclavitud de los prejuicios.

Debemos pintar al óleo cada día.

Debemos sudar y aprender del mal olor.

Debemos eructar en público

para reír del protocolo y la etiqueta.

Debemos SER

aún con la falta  materialista del tener.

Debemos ser ambidiestros*: escribirnos por todas partes. 



*palabras de la poeta Yosie Crespo en el 1er Slam de poesía Beat. México, 2013.


Ylla Kanter

Wednesday, April 10, 2013

De las fracturas del ma(r) amor


 


















Parece que te hubieras llevado la vida
de este cuerpo.
De éste no queda más que sombras,
imagino que pronto desaparezcan.

Hermosas sombras incapaces de amar
hechas para no morir
morirán.

Más que un tigre he de correr
al ataque del corazón que no tengo.

Ya condenado
por su feliz culpa
por su falso plumaje
por incluso, entonces.

No puedo enseñarte más que mis ojos
segura de mis ojos vivo
porque aún se esfuerzan.

En las tardes aburrida respondo algunas cartas
pido permiso para preguntarme
quién soy
cuál es el sonido del nombre que me vence
de qué verso he vivido,
a cuál me debo.

Ya nada se parece a lo que fuimos.

Ahora al menos reconstruír el silencio.
La mitad de nuestras ganas de felicidad ante la lluvia.
Mi soledad sin saber que respiro ya no está sola,
porque la he visto.

Ya no te comprometas al auxilio.
El ojo de la niebla sabe que un vacío primero
ha de llegar.

Esto parece simple pero la mano
se ha roto
y la proximidad es tal,
que ya no estoy:

En ninguno de los caminos
que previamente nos marcaron.
En ninguna de las palabras
que quedan por decir.

Muy lejos de donde nunca hemos estado.


© Yosie Crespo